En el nuevo mundo tecnológico que nos movemos todo está conectado y casi todo es accesible. Estamos rodeados de enlaces y no sólo los que encontramos en una Web, sino los que nos encontramos codificados en un QR en cualquier sitio: un cartel de publicidad, el servilletero del bar, un folleto de información, un currículum vitae e incluso en la matrícula de un coche. Los códigos QR se han convertido en parte de nuestra vida, pero ¿sabemos realmente que se esconde detrás de estas imágenes?