En una era donde las redes sociales tienen el poder de cambiar los modelos de negocio, muchas pymes aún no se han adaptado a este nuevo entorno. Conocer las tendencias en social media y el...

Las nuevas tecnologías nos acercan a familiares, amigos y conocidos que están lejos. Y ahora, las nuevas tecnologías también nos hacen más solidarios. Es el caso de la plataforma Dibujos por sonrisas, una iniciativa de Creativos...

Cada vez es más común encontrarse en bares y restaurantes a personas haciendo fotos de sus platos para subirlos a Instagram. Y es que el fenómeno foodie está en alza. Mesas color caoba, cubiertos alineados al...

En la era de la conectividad, uno de nuestros miedos diarios es que el móvil se quede sin batería antes de llegar a casa. Cada vez más, las pantallas de los smartphones gozan de mayor...

Las nuevas tecnologías han cambiado hasta la forma en que comemos. El acto de salir a comer o cenar ha dejado de ser una experiencia personal, ahora necesita ser compartida. Términos como foodie han ganado mucha popularidad en las redes sociales, y en Internet en general. Ya son muchos los perfiles de Instagram únicamente dedicados a compartir cuidadas fotografías de apetitosos platos.
El proyecto Andalucía Compromiso Digital es lo que es gracias a la red de mecenas y colaboradores que contribuyen a la alfabetización digital andaluza. Hoy os presentamos otra de las empresas colaboradoras del proyecto: Servinform. Una compañía de outsourcing para las TICs. Conoce en qué consiste su labor, dentro y fuera de Andalucía Compromiso Digital.
Como docente de Andalucía Compromiso Digital, Fran González es muy apreciado y valorado en todos sus cursos y talleres. Especializado en Publicidad y Marketing Digital, gran parte de la formación que imparte se incluye en este área. En el post de hoy, nos cuenta experiencias concretas y casos de éxito nacidos fruto de la alfabetización digital e inserción TIC.
Llegado septiembre es momento de volver a engrasar la maquinaria y preparar el cuerpo (y la mente) para el nuevo curso. Cambiar el chip tras casi tres meses de vacaciones se convierte en una ardua tarea, especialmente durante las primeras semanas en las que el jet lag veraniego no nos deja irnos a la cama hasta altas horas de la noche.