«Mi voluntariado en Andalucía Compromiso Digital me ha ayudado a encontrar empleo»

Que todo nuestro voluntariado tiene actitud es un hecho. Precisamente, gracias a esa actitud, Andalucía Compromiso Digital sigue creciendo con la aportación de las personas que desinteresadamente comparten su tiempo y conocimientos tecnológicos con quienes necesitan profundizar en las nuevas tecnologías. El caso de Amel Boumediana Mussa es un ejemplo de esa actitud como voluntaria ¿quieres saber por qué?

Esta voluntaria lleva casi tres años desarrollando su voluntariado en la provincia de Almería. En este tiempo, no ha dudado un momento en desplazarse a casi cualquier rincón almeriense para apoyar en jornadas o acompañamientos digitales y muy pocas veces ha dicho que no, «nunca me ha importado desplazarme, quien está más lejos también me necesita», comenta esta voluntaria entre risas.

¿Dónde está el secreto para mantener tu buena actitud? La sonrisa es una de sus grandes aliadas para afrontar tanto su voluntariado, como su propio día a día «no sé estar enfadada», asegura. Todos estos factores, la llevaron a ser reconocida precisamente por su buena actitud en el Encuentro ACD de este año «fue toda una sorpresa, una experiencia muy bonita».

Aunque se ha recorrido varios puntos de la provincia almeriense, en el último año, Amel ha permanecido en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de Roquetas de Mar realizando labores de apoyo a jóvenes para la obtención del certificado digital y su inscripción en el Sistema de Garantía Juvenil «algo que les abre el camino para encontrar empleo».

En este año, Andalucía Compromiso Digital ha asesorado a casi 400 jóvenes en este proceso, y el contacto directo con las ofertas de trabajo han hecho que Amel Boumediana haya encontrado un empleo. «Mi voluntariado en Andalucía Compromiso Digital me ha ayudado a  encontrar trabajo. Estaba en paro, y vi una oferta con la que encajaba en el SAE de Roquetas del Mar y finalmente me seleccionaron».

¿Qué es para ti el voluntariado? «Para mí el voluntariado es dar para recibir, pienso que aunque doy muy poco de mí a las personas a las que asesoro, recibo mucho, todo lo que das se te devuelve», asegura. Amel ya tenía experiencia como voluntaria en Valladolid, también con Cruz Roja, y por este motivo a pesar de que ahora cuenta con menos tiempo al estar trabajando, intenta cuadrar todos los acompañamientos y jornadas que le proponen, pues no quiere dejar de colaborar.

«Estamos en un momento en el que las nuevas tecnologías cada vez son más importantes en nuestro día a día. Una hora mía puede suponer una gran ayuda para otra persona que necesite saber cómo funciona un ordenador o su móvil. Mientras me acepten, yo seguiré con mi voluntariado».

Si como Amel tú también consideras que tienes actitud para compartir tus conocimientos sobre nuevas tecnologías y quieres hacerte voluntari@ tienes más información en este enlace. ¡Tú actitud nos ayuda a crecer!