‘Luz azul’, ¿pasan demasiadas horas delante de la pantalla?

ACD Luz azul

¿Qué es la luz azul? Llamamos así a la radiación que emiten las pantallas de los dispositivos digitales. Al igual que ocurre con agentes externos, los más pequeños de la casa son los más vulnerables a estas radiaciones. Son muchos los factores que pueden pasar perjudicar su salud, En las siguientes líneas te explicaremos cómo las horas de descanso y lo hábitos de sueño de niños y niñas pueden verse afectadas por algo con lo que convivimos todos los días: la luz azul.

La luz azul: qué debes saber

La luz es el conjunto de radiaciones que somos capaces de percibir con nuestros ojos. Gracias a ellas, somos capaces de ver a nuestro alrededor y de experimentar los colores. Sin embargo, sólo somos capaces de ver una pequeña parte de todo el espectro electromagnético.

De esa parte que sí podemos ver, lo que experimentamos como luz blanca no es más que la suma de multitudes de rayos de colores que se unen en uno solo. ¿Recuerdas cómo funciona un prisma? Pues se trata justamente de eso.

Sin embargo, en torno a un 1/4 de esa luz blanca que percibimos es en realidad luz azul. Esta es natural y está presente a nuestro alrededor. Sin embargo, puede llegar a resultar dañina si se abusa de ella. Y actualmente abusamos mucho de ella, aunque no lo sepamos..

Las pantallas que usamos en nuestro día a día emiten luz azul. Mucha. Los LED’s presentes en los dispositivos son enormes focos de este tipo de luz apuntando directamente a nuestros ojos.

Un uso normal no conlleva peligro. Los problemas suelen aparecer cuando la distancia a la que vemos estas pantallas es muy reducida o bien la frecuencia de uso que le damos es demasiado alta, siendo de varias horas.

La sobreexposición a la luz azul afecta fundamentalmente a nuestro cuerpo de tres formas:

  • Altera nuestro ciclo de sueño/vigilia.
  • Causa estrés visual y agotamiento.
  • Provoca daños en la retina del ojo.

Estas alteraciones del buen funcionamiento de nuestro cuerpo son especialmente intensas en los más jóvenes, ya que son más sensibles a estos rayos nocivos. El abuso de estos dispositivos, especialmente en las horas previas al momento de ir a la cama, puede perturbar el ciclo de sueño de los pequeños, afectando así a su salud.

Debemos prestar especial atención tanto al tiempo que pasan los nativos digitales delante de las pantallas como al uso que le dan a las herramientas digitales.

ACD-inbound-cta-test

Horas de sueño y salud

Las horas de sueño y la salud son dos conceptos sumamente ligados. Aunque las horas de sueño necesarias para que nos sintamos descansados y con energía dependen de cada persona, existe una recomendación general por rangos de edad que es aconsejable seguir si queremos gozar de buena salud:

  • Los pequeños de entre 1 y 2 años deben dormir entre 11 y 14 horas.
  • Los niños de entre 3 y 5 años deben estar en la cama entre 10 y 13 horas.
  • A los niños de entre 6 y 13 años, ya en edad escolar, les corresponde dormir entre 9 y 11 horas.
  • En adolescentes de entre 14 y 17 el sueño recomendado es de unas 10 horas.
  • Los adultos jóvenes entre 18 y 25 debieran tener un sueño de entre 7 y 9 horas.
  • En adultos de entre 26 y 64 años, lo saludable es descansar entre 7 y 9 horas al día.
  • Los mayores de 65 años deben dormir entre 7 y 8 horas al día.

Buenos hábitos digitales

Así pues, si queremos seguir estas recomendaciones y cumplirlas para con nosotros mismos y nuestros hijos, lo ideal sería apartarnos de las pantallas entre 1 y 2 horas antes de disponernos a dormir. De esta forma evitaremos los efectos nocivos de la luz azul que anteriormente hemos comentado, manteniendo en buena funcionamiento nuestro ciclo de sueño-vigía.
Regular el uso de dispositivos en nuestros hijos e hijas es fundamental para una correcta educación digital. Una buena idea es compartir el tiempo de ocio digital con ellos para hacer menos dramática la aplicación de esta regulación.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *