¡Los banners no se tocan! Cómo evitar peligros en Internet

¿Has oído hablar alguna vez del término banner? El banner es un formato publicitario bastante presente en Internet, por no decir que es el que más presencia posee. Concretamente, se trata de una pieza de publicidad de contenido gráfico que se introduce en cualquier portal online con el objetivo fundamental de atraer tráfico hacia el sitio web del anunciante que paga por su inclusión.

Si bien en principio la finalidad de este tipo de banners no era en ningún momento la de engañar al usuario, han acabado por convertirse en fuente de algunas malas prácticas. De hecho, con casi total seguridad en alguna ocasión habrás visto alguno imitando marcas conocidas u ofreciendo servicios inexistentes.

Al igual que con el ciberbullying, conocer los mejores trucos y procedimientos para identificar los banners engañosos es crucial para que los menores estén a salvo a la hora de navegar por Internet.

Enséñales a prestar atención a los banners

Los típicos botones de descarga, reproducción de vídeo, los que te avisan de que eres el ganador de un sorteo o aquellos que te informan que tu sistema está infectado con un virus, son claros ejemplos de banners que solo buscan la difusión de diversos virus.

Incluso pueden redireccionar a sitios web maliciosos que buscan robar datos personales, información de tu ordenador o controlar los dispositivos infectados de forma remota, bien sea el ordenador, el smartphone o la tablet. El principal problema reside en que estos banners están presentes hasta en sitios web por los que navegan nuestros hijos e hijas de manera habitual.

Gigantes tecnológicos como Google han empezado a tomar medidas contra esos anuncios fraudulentos e incluso trata de bloquear los sitios web, que según su criterio, usan este tipo de técnicas con fines engañosos.

¿Qué puedo hacer para que eviten la publicidad engañosa?

Existen algunos trucos que puedes enseñar a tus hijos para que distingan la publicidad engañosa:

  1. No dejes que se fíen de anuncios que omiten información básica acerca del producto o servicio que ofrecen.
  2. La publicidad debe incluir información sobre limitaciones, excepciones y condiciones adicionales para la adquisición del producto o servicio.
  3. No suelen ser muy seguros aquellos anuncios en los que se ofrecen productos con deficiencias, usados, próximos a caducar o de colecciones anteriores que no indican tales circunstancias de manera clara y precisa.
  4. Cuidado con aquellos banners que ofrecen de manera gratuita productos o servicios pero sin embargo la entrega de los mismos está supeditada al cumplimiento de alguna condición.

Los banners no son el único peligro al que se exponen los menores en internet. Eso sí, con esta guía de primeros auxilios podrás dormir tranquilo ¡descárgala!

 

Consejos para el uso de Internet