"Le tenemos demasiado respeto a la tecnología y solo son máquinas"

Elisa Villanueva tiene 18 años y dos cosas muy claras: “Hay que ayudar a los demás y le tenemos demasiado respeto a la tecnología y, a fin de cuentas, sólo son máquinas que hay que aprender a manejar”. Esta granadina, estudiante de Artes Gráficas, comenzó a realizar acompañamientos digitales cuando tenía 17 años y, asegura, va a seguir todo el tiempo que le sea posible.

“Yo animo a mis compañeros a que dediquen parte de su tiempo a una labor como los acompañamientos, me dicen que la cosa está muy mal…que si la crisis….Yo les digo que hay cosas que no están pagadas con dinero, y una de ellas es la satisfacción de poder ser útil y ayudar a alguien que lo necesita”, señala Elisa, que desempeña su labor en el centro de formación de Andalucía Compromiso Digital en Granada.

A lo largo de este año, esta joven ha realizado más de medio centenar de acompañamientos que van desde personas de 37 años a 92 años. “Muchas veces la gente tiene la tecnología en sus manos, pero no sabe qué hacer con ella”, indica y pone como ejemplo el caso de una anciana a la que sus nietos le habían regalado un smartphone para estar en contacto con ella, pero no sabía qué hacer con él. “Fíjate que esta mujer no había tenido un móvil en su vida y de repente se encuentra con un smartphone ¿qué iba a hacer con él?”.

El uso de los nuevos teléfonos móviles es uno de los acompañamientos más demandados por las personas mayores, entre otras cuestiones, porque les permite estar en contacto directo con los suyos. Esta navidades, Elisa ayudó a un grupo de mayores a manejar el teléfono y la sorpresa llegó cuando varios de ellos le escribieron desde los móviles para desearle felices fiestas a ella y su familia. “Es muy gratificante ver la ilusión con la que reciben las cosas que les enseñas y cómo te lo agradecen”, indica.

Junto al manejo de teléfonos, los temas que más le reclaman en los acompañamientos digitales son los referidos al manejo del ordenador personal – “hay personas que necesitan usarlo, pero ni siquiera saben cómo se enciende o cuáles son los elementos que lo componen”-, los buscadores de empleo o cómo gestionar sus demandas de trabajo en la página web del Servicio Andaluz de Empleo- “les explicamos que hoy en día pueden solucionar gran parte de sus trámites sin necesidad de presentarse físicamente en las oficinas”- o aquellos relacionados con facilitarles la forma de estar en contacto con sus seres queridos (skype, mensajería instantánea, videoconferencias..).

Para Elisa estos acompañamientos también le reportan muchas satisfacciones “El contacto con los demás, el ponerme al día de muchas cuestiones que tú manejas habitualmente, pero que tienes que explicárselas a alguien que no ha oído hablar nunca de ellas. De todo se aprende y si además ayudas a los demás, mucho mejor”, señala esta joven voluntaria.

¿Y cuál es la receta para ser voluntario digital? “Cercanía, simpatía, paciencia y muchas ganas de ayudar a los demás”, indica Elisa que tiene muy claro que acertó de lleno cuando eligió la parcela tecnológica en su labor de voluntariado en Cruz Roja y que, mientras pueda, seguirá desempeñando su labor. “Ahora estamos liadillos porque comienza el año y hay que ponerse en marcha”, comenta.

Colabora con Andalucía Compromiso Digital

Si quieres seguir los pasos de Elisa y del casi millar de voluntarios que componen actualmente la red de Andalucía Compromiso Digital en la comunidad andaluza sólo tienes que ponerte en contacto con nuestros centros de formación, o a través de nuestra web. Infórmate a través de este enlace. Te esperamos.