¿Compras por Internet? Que no te den gato por liebre

¿Compras por Internet? Que no te den gato por liebre

internetshop (1)

Hoy es el Día de los Derechos del Consumidor, una fecha en la que se va a hablar, y mucho, de cómo han afectado las nuevas tecnologías e Internet a los modelos tradicionales de compra y de cómo, cada vez más, elegimos las nuevas tecnologías para adquirir productos en cualquier parte del mundo. ¿Cuánto dinero gastas en compras online?

Los datos oficiales indican que el comercio online es una opción cada vez más extendida entre los españoles que, de media, gastan unos 600 euros anuales en Internet. La pregunta del millón es «¿Es seguro comprar en la Red?» La respuesta, como todo lo que atañe a las nuevas tecnologías es simple: «Sí, pero si lo haces con seguridad». ¿Recuerdas nuestros consejos para comprar seguro?

¿De qué depende que una compra online no acabe en un problema? Básicamente de que tomemos las precauciones oportunas. En un día como hoy, debes tener más presente que nunca que, pase lo que pase, tus derechos como consumidor virtual son los mismos que como cuando compras en un pequeño comercio y que, ante cualquier problema, siempre tienes vías y mecanismos para poder reclamar una compra online. ¿Sabes cómo hacerlo?

Pese a esas precauciones, nadie está libre de sufrir una mala experiencia en una compra virtual (lo mismo que en una compra en el mundo real). El último informe de la empresa Legalitas, correspondiente al año 2015, señala que un 48% de los compradores en Internet han sufrido algún intento de estafa y que una de cada tres reclamaciones ya se relacionan con la compras a través de Internet.

¿Cuáles son los problemas más habituales y ante los que debes extremar las precauciones? Toma nota de estos intentos de estafa o prácticas fraudulentas que afectan al comercio electrónico:

1- Pedí un producto y nunca llegó: En los últimos tiempos han proliferado las plataformas en las que particulares ofertan productos de segunda mano para su venta directa y esto está provocando problemas con las entregas de los artículos que, en muchas ocasiones no llegan nunca a su destino. Nunca pagues por adelantado.

2- Productos exclusivos en redes sociales: El mercado de «lujo» es un reclamo para intentos de phishing o robo de datos personales. ¿Has visto la oferta de unas RayBan a un precio ridículo en redes sociales? El consejo es el de siempre: desconfía de los chollos y ofertas que no te llevan a páginas oficiales. Lo barato sale caro.

3- Bonos descuento por conocer tu opinión: También muy habituales en redes sociales e incluso por plataformas de mensajería instantánea son los intentos de phishing en los que se suplanta a una conocida marca comercial (Zara, Mercadona, H&M…) para ofertar bonos de compra a cambio de rellenar un cuestionario online que lo único que busca es quedarse con tus datos. Consulta siempre en los perfiles oficiales de las marcas y nunca des tus datos o acceso a tus perfiles.

4- Avisos bancarios de pérdida de claves: El phishing bancario es, sin duda, uno de los ganchos más utilizados para vulnerar los derechos del consumidor. Tu banco nunca se va a poner en contacto contigo por correo electrónico para solicitarte las claves de acceso de tu tarjeta o cuenta bancaria. Nunca las facilites porque podría costarte muy caro.

5- La llamada del premio o del ahorro:  Segun el último informe del Instituto Nacional de Ciberseguridad, un 45,8% de los consumidores han recibido en algún momento una llamada telefónica o un SMS en el que, cambio de sus datos, se le oferta un producto o servicio muy ventajoso que acaba con la contratación de servicios de alto coste. Si recibes una llamada, de forma insistente, desde un número que no conoces, no la cojas y consulta el teléfono en Google. Existen muchos foros en los que se alerta de estafas a través del teléfono. 

Sentido común y precaución son las claves básicas para que, en la vida real y en la virtual, no te den gato por liebre con tus compras. ¡Feliz Día del Consumidor!

 

No Comments

Post A Comment