Cómo diseñar un perfil profesional demandado

ACD perfil profesional

Tener un perfil profesional demandado que supere los filtros de selección de currículums es un objetivo alcanzable si te lo propones.

Además, con ayuda de redes sociales como Linkedin y otras plataformas y foros de empleo digitales, hoy es más fácil llegar a las empresas.

Tu personalidad digital y física

Lo primero para definir bien un determinado perfil en el mercado laboral radica en saber qué es la personalidad digital. Como ocurre en el mundo real con tu personalidad física, no siempre eres de la misma forma en todas partes (aunque siempre sigas siendo, en esencia, la misma persona). Por ejemplo, no te comportas igual cuando estás en compañía que en soledad, en una boda que en el trabajo o en un cena con amigos.

Esta adaptación, dependiendo de las situaciones, es trasladable al mundo digital a través de tus perfiles y contenidos en redes sociales y plataformas. Es a esto a lo que denominamos personalidad digital. Aunque seas siempre tú, lo cierto es que te expresas de forma diferente al subir una foto a Instagram o al escribir un tweet. La unión de todo el contenido te define y conforma en Internet.

Es importante que seas consciente de esta realidad y administres tus redes sociales de forma profesional, archivando o eliminando aquel contenido que consideres inadecuado para tu imagen y publicar sólo aquello que supere tu filtro profesional.

Lo importante al final es que seas realmente tú, pero adaptándote a la imagen profesional que quieres transmitir.

ACD-inbound-cta-marca-personal

Así es un perfil profesional demandado

A continuación te damos una serie de pautas que debes tener en cuenta a la hora de generar un perfil profesional demandado:

  1. Cursos nuevos: apúntate a cursos, talleres y charlas que traten sobre temas que te interesan y, por qué no, prueba algunos que a priori no te llamen la atención. Nunca se sabe qué nueva pasión puede despertar en ti. De lo que se trata es de mantenerte al día y aprender continuamente sobre tu alrededor y todo lo que te gusta. ¿Conoces nuestra oferta formativa? ¡Todos nuestros cursos son gratuitos!
  2. Ser parte de actividades y proyectos: muy ligado al punto anterior, el objetivo es que te involucres en aquellas actividades y proyectos que puedan gustarte y vuelques tu energía en ellos. No hay mayor profesional que quien aporta un portfolio repleto de trabajos y experiencias.
  3. Tu experiencia anterior también cuenta: no sólo importa lo que haces en el presente o planteas hacer en el futuro. Mirar el camino recorrido y recopilar las experiencias vividas hace que te des cuenta de los logros alcanzados y de cómo has llegado a dónde estás y ser lo que eres. La experiencia es el principal valor en un perfil profesional demandado.
  4. Compromiso: este es un pilar fundamental. El compromiso es un excelente medidor de tu entusiasmo y convicción en trabajos y proyectos de tu vida profesional. El compromiso adopta muchas formas, como la puntualidad, la consecución de objetivos, el trabajo en equipo… Pero recuerda, comprométete solo a aquello que puedas cumplir. Los compromisos cumplidos harán brillar tu imagen profesional, mientras que los fallados la afectarán negativamente.
  5. Eventos y certificados: haber sido partícipe en charlas, exposiciones, congresos… genera mucha posibilidades de cara a un futuro profesional, gracias a los conocimientos adquiridos y a la relaciones profesionales que puedan haber surgido. Conocer a personas con los mismos intereses y gustos que tú te ayudará a introducirte en las comunidades de los temas que más te interesan. Por otra parte, los certificados son, en resumidas cuentas, documentos que validan y regulan tus conocimientos, aportándote un valor añadido.

Una vez elaborado tu perfil profesional, lo ideal sería plasmarlo en tu CV, para así hacerlo llegar a aquellas empresas que concuerden con tus preferencias. ¡Ánimo! Nosotros te ayudamos a diseñar el currículum perfecto.