«Abrimos una ventana a un mundo de oportunidades»

Desde el pasado mes de abril, Valle Lara forma parte del equipo de voluntarios de Andalucía Compromiso Digital en Córdoba. “Quería ayudar, me atraía realizar un voluntariado y, cuando me acerqué a Cruz Roja me hablaron de este proyecto que me pareció original, útil y diferente”, señala. Desde entonces, esta cordobesa, licenciada en Psicología, ha realizado una treintena de acompañamientos y jornadas de sensibilización y reconoce que está “enganchada” a su labor en ACD.

“Atendemos a todo tipo de personas, desde aquellas que no saben ni dónde se enciende el ordenador o para qué sirve el ratón, a otras que sí tienen conocimientos, pero necesitan que les eches una mano y les proporciones claves o herramientas para mejorar sus aptitudes”, indica esta voluntaria, una de las más activas del programa en Córdoba.

Para Valle, el voluntariado repercute no solo en el alumno, sino que tiene un efecto recíproco sobre el formador. “Yo me he especializado en técnicas de empleabilidad y cuando inicias los cursos te encuentras con personas que, por sus circunstancias, acuden escépticos o desmotivados. Poco a poco, la actitud cambia. Aprender y generar nuevas habilidades influye positivamente en la autoestima, en la motivación y despierta el interés por seguir conociendo. Es muy gratificante, hacemos que se despierten a otras opciones. Abrimos una ventana a un mundo de oportunidades”.

¿Y qué ventajas tiene para el voluntario? “Prácticamente las mismas”, indica Valle que cree que conocer otras realidades y ayudar a las personas incide en mejorar la confianza en uno mismo, también en la formación porque nosotros “aprendemos con ellos y de ellos”, así como en las dotes comunicativas y, sobre todo, “te hace sentir muy bien ayudar a los demás. Es muy gratificante que te llamen para decirte que tienen una entrevista de trabajo o que les has ayudado mucho. La gratitud de los demás es una recompensa”, indica.

Es por esto que cuando se le pregunta si tiene previsto seguir como voluntaria digital, Valle responde sin dudar: “Sí, por supuesto” y aporta, desde su experiencia, los requisitos que deben tener todos aquellos que se animen a hacerse voluntarios: “Solidaridad, mucha paciencia y comprensión para entender que muchas personas parten de cero en el mundo digital, saber adaptarse a su ritmo y, sobre todo, empatía y practicar una escucha activa con la que identificar las necesidades de las personas a las que estás orientando”.

¿Te animas a hacerte voluntario y orientar en las nuevas tecnologías a personas sin conocimientos de nuevas tecnologías? En Andalucía Compromiso Digital estaremos encantados de contar con tu ayuda y, a cambio, te ofrecemos la experiencia de ayudar y ser útil a personas que necesitan que les echen un mano ‘digital’. Infórmate aquí