A sus 81 años este voluntario no para de enseñar y de aprender

A sus 81 años este voluntario no para de enseñar y de aprender

jose_voluntario_almeria

Aunque conste como jubilado, José Ramos sigue siendo lo que ha sido toda su vida: profesor. Está a punto de cumplir 82 años y solo ha cambiado el lugar donde imparte sus clases. Antes lo hacía en el colegio La Salle de Almería y ahora lo hace en el centro de Andalucía Compromiso Digital en Almería, en el Hogar de Mayores, a través de un correo electrónico o donde le digan. Su caso es el de una vocación incansable que se aplica a sí mismo porque sigue preparando sus lecciones como el primer día, aunque ahora lo hace por Internet.

«Yo soy químico y profesor de matemáticas y cuando me jubilé me metí en el mundo del voluntariado. A través de unas jornadas en la Universidad conocí a personas de la Cruz Roja y conocí el programa de Andalucía Compromiso Digital que es maravilloso porque te permite enseñar con tiempo, sin prisas, dedicándole las horas que el alumno necesita», señala José que, pese a que ha sido protagonista de artículos y objeto de atención mediática, centra el foco en el equipo y la labor que se realiza en el centro ACD de Almería: «Yo soy una anécdota porque tengo una edad y es curioso, reconoce, pero lo importante son las personas que trabajan a diario en este proyecto«, indica.

¿De qué se ocupa José en Andalucía Compromiso Digital? «Estoy desde el comienzo del proyecto, hace ya varios años, ayudo a personas mayores a conocer y descubrir Internet porque es una herramienta fantástica para estar en contacto con los tuyos, para sentirte integrado y parte de las conversaciones y del mundo de tuis hijos y de tus nietos. Los jóvenes de hoy en día no tienen tiempo de enseñar a sus padres y sus abuelos porque tienen que estar a veinte cosas a la vez, yo tengo todo el tiempo del mundo y la sensación de poder ayudar a otras personas es fantástica», señala.

¿Qué pueden aportar las nuevas tecnologías a las personas mayores? Para este incansable voluntario, las ventajas están muy claras: «Lo primero es que no te aburres y tienes al alcance de la mano toda la información que necesitas de tus gustos, aficiones, temas que te interesan… Estás en el mundo porque, como les digo a mis alumnos, hoy en día quien no sabe manejar un ordenador es un analfabeto. Gracias a la nuevas tecnologías te sientes parte del mundo, conectas con otras personas, compartes experiencias y se despiertan inquietudes que hacen que te sientas joven y activo. Es muy importante», señala.

¿Qué le aporta a José su labor en el voluntariado ACD? «La satisfacción de enseñar y sentirme útil. Para mí es muy importante encontrarme, años después, con personas que me reconozcan y me den las gracias. Se mantiene el contacto y se crean vínculos«, indica este profesor que, de otra manera, pero nunca ha abandonado la docencia.

De esta manera, una vez por semana, José Ramos imparte sus lecciones en el Centro Andalucía Compromiso Digital de la capital almeriense, luego sigue en el Hogar de Mayores al que pertenece, resuelve dudas por correo electrónico y, por supuesto, se conecta a Internet para preparar sus clases y estar al día de las novedades que tiene que enseñar a sus alumnos. «Mi uso de Internet es muy práctico, lo empleo para buscar información y profundizar en temas que me gustan. Estoy en redes sociales, aunque las uso poco, tengo smartphone, tableta, ordenador… Todo lo que necesito; no me aburro», señala.

¿Quieres probar la experiencia del voluntariado y enseñar a otras personas lo que sabes de nuevas tecnologías? Apúntate a nuestro voluntariado y descubre el valor de compartir. Infórmate en este enlace. ¿Necesitas un acompañamiento digital para ti o algún conocido o familiar? Estaremos encantados de ayudarte. Consulta en nuestra web

1 Comment
  • miguelo777
    Posted at 13:00h, 08 abril Responder

    bien por el. yo tambien soy voluntario digital. que no se diga que las personas mayores no pueden aprender informatica. !y ahi la prueba!…

Post A Comment