Vacaciones en ruta, la evolución del navegador GPS

Vacaciones en ruta

Términos como GPS o navegador son ya muy comunes, hasta el punto de que todos estamos más que acostumbrados a tratar con app móviles de geolocalización como Google Maps. Sin embargo, ¿conoces los inicios del GPS?

Desde que EEUU liberalizara su uso militar a principios de siglo, el Sistema de Posicionamiento Global, más conocido como señal GPS, ha evolucionado enormemente. Hasta tal punto de que hoy en día, los dispositivos de navegación, además de productos de alta tecnología, son una parte importante de la vida de muchas personas.

¿Qué acento le ponías al TomTom?

Atrás quedó la época de llevar mapas indescifrables en la guantera del coche cuando aparecieron los primeros navegadores GPS. El primer modelo fue desarrollado por Honda, y no era tan sofisticado como nos podemos imaginar. Mucho más complejos y aparatosos, no estaban destinados para todos los públicos.

Poco a poco, el GPS se fue democratizando. TomTom lanzó su primer navegador para el consumo masivo en 2004. Esta tecnología no se limitaba a marcar la ruta a seguir, pues incluía nuevas funcionalidades como alertas de tráfico, información sobre la conducción…., lo cual lo hacía más útil para el usuario. Y no olvidemos, la variada galería de voces, idiomas y acentos que hacían nuestro viaje mucho más ameno. ¿Has escuchado alguna vez un TomTom con la voz de Chiquito de la Calzada?

Google Maps y la era de la geolocalización

Los avances tecnológicos en los siguientes años fueron sobresalientes para el desarrollo de los GPS, mejorando su rendimiento y haciéndolos mucho más precisos. Además, coincide en el tiempo con el auge de los smartphones y la era móvil, lo cual sirve de plataforma para impulsar el uso del sistema de posicionamiento global.

Y como era de esperar, el titán tecnológico Google también ha entrado en juego, y de qué manera. Después de su buscador, Google Maps es probablemente el segundo producto Google más popular y conocido, un servicio que se ha introducido en nuestras vidas y sin el que ya no podríamos vivir.

En sus diez años de existencia, Google Maps ha mejorado la forma en la que actualmente nos movemos por el mundo. Su uso en web ha quedado prácticamente desbancado por la ingente cantidad de descargas móviles. Ya sea a pie, en bicicleta, coche o transporte público, gracias a Google Maps podemos obtener la ruta más corta, más rápida, o construir la nuestra propia añadiendo puntos de paso por el camino.

La última innovación de Google Maps es la predicción del tráfico por zonas. Las rutas verdes, naranjas o rojas, en función del nivel de congestión del tráfico por tramos, ya es una realidad que a día hoy nos facilita la vida cotidiana, al menos evitando esos interminables atascos que tanta energía nos absorbe.

 

 

 

Deja un comentario