Ok Google, ¿qué tiempo va a hacer? Asomándonos a las apps meteorológicas

Los más antiguos del lugar recordarán aquellas épocas en las que una de las grandes profesiones de riesgo en este país era ser “Hombre del tiempo” (cuando, por cierto, los roles de género lastraban absolutamente cualquier ámbito).  Toda la responsabilidad de las predicciones meteorológicas recaía en estas personas, que además contaban con mucha menos ayuda de la tecnología. Hoy en día, la informática acompaña de manera esencial el trabajo de meteorólogos y meteorólogas, y, a su vez, el público tiene a su disposición un gran número de aplicaciones y recursos digitales para estar continuamente informado del estado del tiempo en cualquier lugar y cualquier momento.

Apps para conocer el tiempo

Todo lo que nos hace falta lo llevamos actualmente en el móvil. El mundo ha cambiado, en la sociedad de la información el acceso a la misma se ha convertido en la máxima prioridad. Digamos que la navaja suiza de nuestra época es el smartphone. Y si quieres saber el tiempo que va a hacer, no esperas sólo a que te informen después de las noticias, sino que accedes directamente a la información meteorológica aquí y ahora. A continuación, destacamos 5 herramientas digitales realmente útiles, detallando de cada una su principal aportación:

  1. Google. El propio buscador de Google te facilita la info del tiempo en el momento y por ciudades, así como el pronóstico para la semana, a través de la plataforma The Weather Channel. Sólo tienes que poner en el buscador “qué tiempo va a hacer” o preguntarlo de viva voz en el móvil (ya sabes, aquello de “Ok Google…”).
  2. AccuWeather. No hay ninguna más completa y actualizada en cuanto a datos de lluvia. Geoposicionas un punto cualquiera del planeta y te dice cuánto ha llovido en las últimas dos horas. Su widget para el móvil es además uno de los más utilizados.
  3. El tiempo.es. Detrás de sus predicciones están Mario Picazo, Mar Gómez o el andaluz Juan Antonio Maldonado, toda una institución en esto de la meteorología.
  4. AEMET. Se trata de la Agencia Estatal de Meteorología. No hay nada más oficial que los datos suministrados por esta entidad.
  5. Storm Radar. Para personas apasionadas por el tema hay diversas apps de alertas climatológicas y mapas de predicción nivel pro. Un ejemplo es esta aplicación sobre tormentas. Por cierto, ahora que le ponemos nombre a nuestras borrascas, ¿no parece que las invocamos?

A veces, son los propios usuarios los se convierten en expertos y realizan sus propias mediciones. Las estaciones meteorológicas de la era digital ofrecen tales funcionalidades, estética y usabilidad que las convierten en nuevos bienes de consumo. Suelen estar compuestos de uno o dos módulos (para exterior e interior) que se conectan por wifi a nuestro dispositivo (móvil, tablet u ordenador) donde una app interpreta y gestiona los datos. Un magnífico ejemplo es Netatmo Weather.

Los modelos meteorológicos no se quitan el bigote

Volviendo a los años en los que el parte meteorológico era un espacio televisivo de máxima audiencia, ocurrió una vez que el presentador se apostó su bigote si no acertaba en la predicción: al día siguiente apareció sin él. En la actualidad, las predicciones están respaldadas por las previsiones que establecen complejos programas informáticos: los famosos modelos meteorológicos.

Los modelos meteorológicos basan sus pronósticos en el aprendizaje. Pero cuando hablamos de ‘máquinas que aprenden’ nos referimos a la identificación de patrones a través del procesamiento de millones de datos. El resultado son soluciones, modelos que alcanzan (esa es la verdad) un porcentaje de acierto asombroso, y además para períodos de tiempo mucho más extensos que antes.

Especialmente espectacular es la predicción meteorológica que ha formulado el superordenador que tenemos en nuestro país, el Marenostrum. Tras estudiar una cantidad ingente de mediciones ha desarrollado su simulación de lo que ocurrirá climáticamente en de aquí a final de siglo. Un  caso ejemplar de cómo el big data unido a la meteorología depara avances antes impensables.

La observación humana siempre fue valiosa, pero mejor confiar en las nuevas tecnologías, ¿no te parece? O si no, cómo interpretas ahora vaticinios como éste de las ‘cabañuelas’ que auguraba un 2018 extremadamente seco (¡después del diluvio que hemos tenido el último mes!).

Así que si quieres saber qué tiempo va a hacer en Semana Santa, y estás haciendo planes para ver cofradías o pegarte una escapada, ya sabes, las herramientas digitales meteorológicas te permitirán afinar mucho a la hora de organizarte.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *