Dependencia 2.0, el lado más humano de las nuevas tecnologías

Dependencia 2.0

El desarrollo tecnológico y las herramientas TIC juegan un importante papel en la integración social de personas con dependencia. Constantemente aparecen nuevos dispositivos que facilitan el día a día de miles de personas que presentan algún tipo de incapacidad funcional. Les ofrecen nuevas oportunidades y fomentan una sociedad más igualitaria.

En Andalucía Compromiso Digital somos conscientes del papel integrador de las nuevas tecnologías. Por ello, nuestro Curso Dependencia 2.0: uso de las TIC para el apoyo a la dependencia trata de sacar el máximo partido a los medios tecnológicos para favorecer la atención a las personas dependientes.

La herramienta de dependencia 2.0 más conocida es la teleasistencia, pero existen muchísimas más. Te mostramos éste y otros recursos tecnológicos de ayuda a la dependencia.

Teleasistencia

El servicio de teleasistencia está pensado para aumentar el nivel de autonomía de personas en situación de dependencia, así como el de sus familiares. Un sistema de atención personalizada, de respuesta inmediata ante situaciones de emergencia o inseguridad, soledad y aislamiento, basado en las nuevas tecnologías de la comunicación.

Simplemente pulsando un botón, la persona se pone en contacto con un asistente que lo asistirá en función de sus necesidades. Este servicio se encuentra recogido en la Ley de Dependencia.

Tecnología del habla

Otro ejemplo de avance tecnológico puesto al servicio de la dependencia es el desarrollo del reconocimiento de voz y la conversión texto-voz. Tecnologías diseñadas para transcribir, e incluso responder, a la voz humana.

Su contribución a la integración digital de personas con discapacidad vocal, auditiva y visual es evidente. La tecnología del habla permite a la persona dependiente manejar un ordenador o un dispositivo móvil a través de su voz, sin necesidad de teclado.

Ratón bucal

Es posible manejar el cursor del ordenador sin utilizar las manos. Numerosos instrumentos TIC como el ratón bucal, contribuyen a mejorar la autonomía digital de personas con movilidad reducida o discapacidad motora.

El ratón bucal está diseñado para manejarse utilizando la boca o la barbilla. Las previsiones en este campo son favorables y los esfuerzos por desarrollar nuevas tecnologías constantes. Próximamente podremos ver en el mercado dispositivos que permiten el desplazamiento del cursor a través de una webcam, con pequeños movimientos de cabeza y gestos faciales.

Apps móviles

Dentro del store de aplicaciones de nuestro móvil, encontramos algunas exclusivamente dirigidas al apoyo a la diversidad funcional. Es el caso de DiLo (Dispositivo Locutivo), una aplicación móvil que funciona como un comunicador de bolsillo.

DiLo permite a la persona con discapacidad auditiva o vocal comunicarse con su entorno a partir de una serie de frases agrupadas por categorías. El usuario simplemente elige la frase que quiera transmitir y esta se emitirá a través del altavoz.

En el Curso Dependencia 2.0: uso de las TIC para el apoyo a la dependencia aprenderás a utilizar las herramientas TIC para favorecer a la persona dependiente. ¡Conoce el lado más humano del mundo digital!

 

Deja un comentario