‘Chatbots’, el paso adelante de la Inteligencia Artificial

Los chatbots son asistentes virtuales que, apoyados en la inteligencia artificial y con un toque humanizado, son capaces de mantener una conversación con el usuario a través de métodos auditivos o de texto. Habitualmente se utilizan para solicitar algún tipo de información o servicio. Ya lo decíamos en este post, los chatbots han venido para quedarse.

1. La inteligencia artificial

Gracias a la Inteligencia Artificial los chatbots son capaces de “aprender” sobre nuestros gustos y hábitos, ofreciéndonos servicios y productos de manera cada vez más precisa y mejorando la experiencia del cliente hasta niveles impensables. A diferencia de las apps, los chatbots no se descargan, no requieren de actualizaciones y no ocupan espacio en la memoria del teléfono.

Y sus ventajas no acaban ahí. Ofrecen la posibilidad de tener integrados varios bots en un mismo chat. Así se evita tener que estar saltando de una app a otra según lo que necesitemos en cada momento. Como consecuencia de todo esto, las experiencias de usuario y las interacciones con el cliente se convierten en algo cada vez más rápido, más sencillo, más natural.

2. Dialogando con  el futuro

Entre los chatbots más populares en la actualidad se encuentran los asistentes de voz de tu dispositivo como Siri Cortana, o los de apps de mensajería, como Facebook Messenger, Telegram o Slack. Algunos, como Google Assistant, son capaces de generar experiencias tan realistas como ésta que puedes ver en este vídeo:

Sin embargo, las herramientas de Inteligencia Artificial no terminan con los chatbots. Las posibilidades que generan a la hora de satisfacer nuestras necesidades es enorme. Aquí van algunos ejemplos:

  1. Personalización de contenidos: mediante el uso de algoritmos, las plataformas aprovechan nuestra información personal para ofrecernos recomendaciones personalizadas. Las más reconocibles en este campo pueden ser Google o Facebook, aunque recientemente se han unido otras como Netflix, Spotify o incluso supermercados online como Amazon.
  2. Agilizar procesos de ‘backoffice’: la Inteligencia Artificial puede ahorrarnos trámites incómodos, como por ejemplo la presentación de una nómina estable para realizar algún tipo de compra. Alibaba, el grupo de comercio electrónico chino, ha desarrollado un algoritmo que conoce instantáneamente y sin tener que facilitarle ningún tipo de documento, el riesgo bancario que supone conceder un préstamo a un usuario a la hora de comprar un vehículo.
  3. Reconocimiento facial: uno de los casos más curiosos es el de la cadena de pollo frito KFC, que, con la ayuda del buscador chino Baidu, está desarrollando un software de reconocimiento facial que permitirá pronosticar los pedidos de los clientes en sus restaurantes. ¿Cómo? Pues extrayendo variables como el género o la expresión de nuestro rostro para brindarnos sugerencias adaptadas a nuestros supuestos gustos.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *